martes, 13 de octubre de 2015

GALLETAS DE AVENA Y BONIATO



- "Deborilla, tienes que esperarte un rato, que si te los comes muy calientes te va a doler la barriga.."
- "Chompchompglupglup ñamñam ¿Qué dices papá? chompchompglupglup ñamñam.."

Hace unos días, inauguramos la temporada otoñal con un bizcocho especiado de calabaza que no pudo ser más adecuado para hacerlo: Su color tostado, su miga compacta, y su aroma.. Vaya, el otoño hecho bizcocho. En casa fue todo un éxito, y por aquí también tuvo muy buena acogida.
Antes de ayer, en una de nuestras clásicas caminatas de media tarde, nos dimos cuenta de que las plazas principales empiezan a llenarse de tenderos que, con tal de sacarse unas pelillas, te venden un cucurucho de periódico a rebosar de castañas calentitas o un boniato recién horneado por un precio más que razonable teniendo en cuenta todo el trabajo que te ahorran (lavar, pelar, asar...).
Cómo disfrutamos esa tarde, boniatos y castañas calientes en mano, recorriéndonos el pueblo de punta a punta, hablando largo y tendido sobre todo lo que se nos ocurría y disfrutando de nuestra compañía mutua... Ais, si, ya lo dije y lo vuelvo a decir, el otoño hace que esté más "ñoña" que de costumbre.
Cuando era pequeña, en mi casa había mucha costumbre de dedicar, al menos un par de días de la temporada, a asar castañas y boniatos en el horno. De acuerdo, se ensucia mucho más y tampoco saben igual que las que se hacen en un asador, pero pasar una tarde agradable en familia alrededor de la cocina y disfrutar juntos de lo que habíamos cocinado, compensa con creces estas salvedades, os lo puedo asegurar. Yo me iba a la cama agotada y con un empacho de boniatos de mil demonios (véase la frase con la que he empezado la entrada..), pero tan feliz que acababa durmiéndome con una sonrisa de oreja a oreja.
¿Recordáis las galletas de avena y plátano que os enseñé un par de meses atrás? Pues se me ocurrió que podía versionarlas para adaptarlas un poco más a la época en la que estamos, y también para variar un poco, la verdad, porque las he repetido ya varias veces y nos iba apeteciendo cambiar...
El boniato machacado tiene una textura y un dulzor muy similar al del plátano, por lo que fue la primera opción que contemplé (y la única prácticamente), y el resultado nos gustó a la primera.
De nuevo, se trata de unas galletas que no contienen ni harina, ni huevo, ni leche, ni azúcar, pero que, a pesar de todo, están de rechupete. Son ideales para darnos un capricho dulce a cualquier hora del día sin remordimiento alguno, ya que a sanas y naturales no las gana ninguna otra.
Hice poquitas para probar, por eso, con las cantidades que os indico salen, como mucho, 10 o 12 galletas, dependiendo del tamaño y del grosor. Pasada la prueba de cata con nota, yo os recomiendo que aumentéis las cantidades un poco, porque están tan buenas que es casi imposible comer sólo un par. Quien avisa no es traidor...




Ingredientes (para 10-12 galletas):
- 100 gramos de copos de avena
- 2 boniatos pequeños asados o cocidos
- Opcional: nueces, pasas, arándanos secos...

- Antes de empezar, pre calentamos el horno a 190º C y preparamos la bandeja del horno con papel de aluminio untado en mantequilla o con papel de horno.
- Pelamos los boniatos ya cocidos y los limpiamos bien.
- Seguidamente mezclamos en un bol los copos de avena con los boniatos y vamos machacándolos con un tenedor hasta formar una pasta. Podemos añadirle nueces, pasas, almendra picada, etc.
- Con la ayuda de una cuchara, vamos haciendo montoncitos más o menos del mismo tamaño y los colocamos en la bandeja del horno. Aplastamos un poquito, dejando suficiente espacio entre galleta y galleta.
- Horneamos durante unos 20-25 minutos, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.




Notas:
- Si queremos unas galletas más finas, podemos cubrirlas con un papel de horno y pasarles un rodillo por encima, sin apretar demasiado. Si no, nos saldrán unas galletas con más volumen.
- Estas galletas están más buenas de un día para otro, pues no son aquellas galletas crujientes y ligeras a las que estamos acostumbrados, pero se van endureciendo un poco y el sabor a boniato se intensifica.
-Yo opté por añadirles unas pasas que tenía a mano, pero os animo a probar con los ingredientes que más os gusten: chocolate, nueces, almendras, alguna baya, un poco de coco rallado... imaginación al poder.

Espero que os haya gustado y que sigáis disfrutando del otoño tanto como nosotros.
¡Feliz semana!

34 comentarios:

  1. ¡¡Hola Debora!! ¡¡Qué maravillosas y originales son estas galletas!! Nunca las he probado con boniato. A mi también me gustan tanto las castañas como el boniato. De este último no me doy tantos atracones, pero de castañas....ni te cuento, ja, ja. En casa de mis padres todos los otoños también asábamos de las dos cosas, y hoy en día yo sigo asando en el horno de mi casa los boniatos y las castañas en el microondas, que oye, también están buenas así.Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Isabel, las castañas... yo soy de las que se entretiene un buen rato pelándolas y luego se las zampa de golpe, sólote digo eso!! jajaja
      La verdad, voy a probar de hacerlas en el micro, a ver qué tal :)
      Un besote.

      Eliminar
  2. Hola guapa !!!
    Pues me parece muy buena idea , unas galletas otoñales y llenas de sabor y con esos recuerdos tan bonitos que te aporta esta estación, siempre es un gustazo dar marcha atrás en esos momentos que se quedan instalados en el corazón de por vida, verdad ?...........Sí,, yo también soy de las ñoñas, pero orgullosa de ello jajajaja..... Me llevo un par de galletinas mientras dejo volar mi imaginación. Besinos guapaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Bego, si mientras cocino me van viniendo buenos recuerdos a la cabeza, disfruto muchísimo más :)
      Que aprovechen esas galletitas jeje
      Un beso.

      Eliminar
  3. Tienen un color muy bonito, y como he probado las de avena y plátano, que ya las he hecho varias veces, tendré que subirlas al blog para que no se me olviden, por eso puedo imaginarme que estas también están muy ricas, claro que en caso el moniato solo me encanta a mi.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras Ana, deseando estoy de ver tus galletas!!
      Estas tienen mucho sabor a boniato y por eso me encantan, ya veo que no soy la única jeje
      Un beso.

      Eliminar
  4. Uhyyyyyyyyyyyyy que buenas yo preparo las galletas de avena pero con boniatos nunca esto lo hago si o si gracias , besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un endulzante y colorante muy natural Inma, te gustará :)
      Un beso.

      Eliminar
  5. que maravilla!! adoro el boniato en los dulces!! tienen que estar deliciosas, yo esto lo tengo que probar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ala, en media horita tienes lista la merienda de hoy jeje
      Un beso Toñi.

      Eliminar
  6. ¡Débora! ¡Este fin de semana yo también he preparado galletas de avena! Parece que tenemos telepatía.....
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja sii, y lo ricas que están, madre mía...
      Besos.

      Eliminar
  7. Qué ricas, no me extraña que no esperaras , yo tampoco esperaría a que se enfriaran. Son bonitas, caseras y se ven deliciosas!!Un beso

    ResponderEliminar
  8. Heheh Debora...a casa ens deien el mateix i nosaltres feiem el mateix...calent però cap dins!!!!!
    Aquestes galetes venen de gust, calentetes i tot.
    Ptnts
    Dolça

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I després ens venia un mal de panxa.. buff jajaja
      Petons Glòria, i gràcies :)

      Eliminar
  9. Hola Debora, genial utilizar en esta elaboración el riquísimo boniato. Lo cierto es que resultan muy útiles en repostería, bueno... y los chps de boniato qué ricos están. Que pases un buen día. Bstes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha razón Emma, los chips de boniato me chiflan también.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. jiji yo también me como la repostería caliente, me encantaaaaaaaaa. Si luego duele la tripa, a mí no, me da igual jajajajaja.
    el bizocho que cuentas delicioso, yo lo hago y me encanta el olor que dejar al hornearlo, el sabor y el color. Estas galletas aunque el boniato ni verlo puedo, seguro que quedaron buenísiimas. besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si ya puede doler con un bizcocho o unas galletas calientes, imagínate con boniatos... una bomba jaja
      Si no te gusta el boniato, no problem, lo cambias por plátano y listo :)
      Un beso guapa.

      Eliminar
  11. hola!!; son muy originales y con el boniato tienen que saber de maravilla, me han gustado!! un besito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustan, me doy por satisfecha Silvia :) Anímate y pruébalas, verás qué super fáciles y qué buenas.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Bebora, a mi desde luego no me han gustado, me han fascinado, porque es que es llegar los primeros vientos de otoño, y no dejo de pensar en boniatos, castañas y calabazas, y es que cuando todo le gusta a una, no hay nada mejor que disfrutarlo.
    Gracias por la receta, sin duda tus experimentos no caerán en saco roto, ja, ja, ja...Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Perfecto entonces Concha, espero que te salgan genial y que te gusten.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Debora. Cuando te he leído han vuelto a mi imaginación tiempos pasados jj. Ha regresado la imagen de una cocina, entonces eran de carbón, donde se asaban castañas y boniatos. Era la única calefacción en toda la casa jj.
    Hace ya mucho que no he probado los boniatos y mira que me gustan pero en casa soy el único, me tendré que comprar para mí y asarlos jj.
    Nunca había oído ni visto unas galletas como estas que has hecho y teniendo en cuenta mi gusto por el boniato estoy seguro que deben estar deliciosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, eso será una ventaja Juan, porque en casa desaparecen más rápido de lo que me gustaría jeje
      Cada vez que podía iba a casa de mi abuela a asarlos, ella tenía y sigue teniendo chimenea de leña, y quedan muchísimo mejor. Pero bueno, entretanto tenemos el horno que nos hace un buen apaño.
      Y si, si te gustan los boniatos, estas galletas te encantarán.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Què originals amb moniato! no n'havia vist mai, les hauré de provar perquè les galetes amb avena són de les meves preferides, i a més molt sanotes! un petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. clar que si Eva, i sense sucre, ni ou, ni tan sols farina, encara molt mes sanes i molt bones!!
      Petons.

      Eliminar
  15. Hola guapa, que ricas y sencillas se ven estas galletas, con boniato tienen que estar muy ricas, seguro que me gustan, Vaya pinta!!!
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  16. A casa al que li agraden els moniatos és la meu marit...em sembla que l'agafaré un i provaré de fer aquestes galetes...tenen tan bona pinta! I és que amb flocs de civada en faria de tot tipus de galetes! Un petonet!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs segur que li encanten Anna, tenen mooooolt gustet de moniato i res de greixos ni sucres afegits :)
      Petons!

      Eliminar
  17. pero que buena pinta tienen esas galletasssssss, me encantan! y sobre todo me encanta el buen recuerdo que te traeran de tus tardes en familia :) esas tardes son las mejores!!!!

    un besito guaàaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo contigo MJose, las disfrutaba mucho :)
      Un beso.

      Eliminar