sábado, 27 de febrero de 2016

MAGDALENAS DE COCO Y PIÑA



Bueno, pues aquí estamos, disfrutando de nuevo del fin de semana... ¡Y lo que se ha hecho de rogar, el muy puñetero!
Muy a mi disgusto y a mi pesar, no he podido dejarme caer por aquí ni un sólo día para publicar esa segunda receta semanal que tanto me gusta compartir con vosotros, y mucho menos para pasarme por vuestros blogs y disfrutar con todas las cosas ricas que habéis estado cocinando en mi ausencia pues, tal y como os explicaba el sábado pasado, he estado trabajando en la Feria MWC por segundo año consecutivo. De estos días, aparte de quedarme con unas ojeras y unas agujetas de mil demonios, me quedo con lo mucho que he aprendido, con los buenos ratos con mis compañeros y, en definitiva, con la buenísima experiencia y la satisfacción del trabajo bien hecho. Porque para mi, llegar a casa a las tantas y agotada no tiene demasiada importancia si me voy a dormir con una sonrisa de oreja a oreja por haber hecho las cosas bien y haber rendido en mi día de trabajo. Así de tonta soy, y a día de hoy todavía no he vivido ninguna situación que me haga cambiar mi forma de ser y de ver la vida.
De todos los días que duró la feria, el último fue quizás el más complicado de todos: Metros, trenes y autobuses de huelga parcial y llenos de gente con equipaje que volvían a sus casas ese mismo día, un frío que te dejaba las orejas y la nariz como el Reno Rudolf en apenas 10 minutos de paseo, muchos menos visitantes y expositores que hicieron que hubiera mucho menos trabajo, y todo el cansancio acumulado de la semana, consiguieron que no parase de mirar el reloj cada 10 minutos y que me pasara el día desesperada por lo lento que pasaba el tiempo. Ya se sabe, mientras estamos entretenidos parece que el tiempo pasa más rápido y nos cunde mucho más que si no lo estamos, cosa que a mi personalmente termina por desesperarme, y no sólo por no hacer nada, si no por lo poco útil que te sientes...
En fin, como nada es eterno y no todo iba a ser negativo, mi hora de plegar terminó llegando y gracias a ese día he podido preparar y enseñaros la receta de hoy.
A última hora de la tarde, aunque no fuera mi trabajo y por dejar de sentirme un rato como una planta, me puse a ayudar a mis compañeros del restaurante de al lado a limpiar las neveras donde habían estado vendiendo las ensaladas, los sándwiches, los zumos y demás. Ya lo sabía de otras ocasiones, pero no por ello ha dejado de enrabietarme: Toda esa comida envasada, aunque no esté ni caducada ni mucho menos en mal estado (por favor, que los zumos caducaban en abril...), termina en la basura, y así evento tras evento, feria tras feria. Será por Bancos de Alimentos y Asociaciones Benéficas en Barcelona donde donarlos, ¿Verdad?. En fin, sin comentarios... Me dio tanta pena que incluso le pedí una ensalada de fruta a mi compañera para el viaje de vuelta a casa (1 hora larga de viaje da mucha hambre, os lo aseguro) y ella, ni corta ni perezosa, terminó dándome 3 y hasta varios yogures y también se preparó otra bolsa para ella. Vale, así no evitamos ni de lejos el gran despilfarro de comida y dinero de siempre, pero nos quitamos un poco esa espinita de haber cumplido las órdenes de los jefes y haber sido partícipes de ello.
Y con uno de esos envases de fruta cortada y uno de esos yogures que había en la bolsa, y un par de cosillas más que tenía por casa, preparé estas magdalenas para el desayuno del fin de semana.
Como ya sabréis, la mayoría de bizcochos y magdalenas que comemos en casa los hago yo, y mientras pueda, así seguirá siendo.  Además, a mediados de semana, algunos de mis compañeros bloggers se volvieron a dar cita un mes más con motivo del Reto Alfabeto Dulce al que, ni de lejos y con todo el dolor de mi corazón, llegué a participar, pero que me dejó un antojo de dulce tremendismo. Así que tirando no sólo de despensa, si no también de recetario del blog, y apostando por una combinación de sabores de esas tan clásicas pero que tanto gustan (ya sabéis, como la de plátano y chocolate, o chocolate y naranja, o...), salieron estas magdalenas tan ricas. Mucho más jugosas y esponjosas que las magdalenas de toda la vida gracias a la humedad que le aporta la piña natural, y con un sabor a coco muy intenso y delicioso, tenía previsto que duraran hasta el desayuno de mañana y justo ahora me estoy merendando la última con una buena taza de té caliente, con eso os lo digo todo. Una de las mejores magdalenas que he hecho en mucho tiempo, os lo aseguro.
Os dejo los ingredientes y la preparación:




Ingredientes (para unas 12-14 magdalenas):
- 2 huevos tamaño M
- 4 cucharadas soperas de azúcar blanquilla
- 2 cucharadas soperas de aceite de girasol
- 1 yogur de coco grande (150 gramos)
- 6 cucharadas soperas rasas de harina leudante (harina con levadura)
- 2 cucharadas soperas de coco rallado
- 100 gramos de tacos de piña limpios

- Antes de empezar, encendemos el horno y lo precalentamos a 190ºC, calor arriba y abajo.
- En un bol grande, batimos los huevos con el azúcar, el aceite y el coco rallado hasta que la mezcla blanquee un poco. Añadimos entonces el yogur y seguimos batiendo.
- Seguidamente, añadimos la harina leudante por tandas y con un tamiz, y mezclamos bien.
- Colocamos los moldes de las magdalenas en la bandeja del horno y las rellenamos de masa hasta la mitad, más o menos.
- Aparte, limpiamos y cortamos la piña a dados pequeños y ponemos 3-4 dados encima de cada magdalena.
- Introducimos las magdalenas en el horno durante 25-30 minutos a 190ºC, o hasta que las veamos doradas.
- Las sacamos del horno, las dejamos enfriar y ya las podremos degustar.




Notas:
- Recordad: En el momento de hornear las magdalenas, el horno debe estar bien caliente para que cojan aire y suban mejor y nunca debemos abrir la puerta antes de los primeros 15 minutos.
- La piña le aporta jugosidad y dulzor a las magdalenas, por eso también permite reducir un poco la cantidad de azúcar. Si sois muy dulceros, os recomiendo añadirle una cucharada más.
- Con unos dados de melocotón, manzana, plátano, pera, etc., seguro que también quedan unas magdalenas de rechupete.


Nada más por ahora.
¡Mil gracias por seguir ahí, y feliz fin de semana!

28 comentarios:

  1. Mmm!!! Pero qué bien me hubieran venido estas magdalenas para el desayuno de hoy que esos sí que se disfrutan :) El coco y la piña casan genial, y me alegro mucho que estas delicias hayan salido de querer aprovechar lo que tenemos, veo que tú también tienes conciencia de reutilizar todo lo que podamos, y más en la comida.
    Yo me pongo mala también cuando te dicen que toda la comida de comedores que no gastan va directamente a la basura! Es que ni siquiera les dejan llevárselas a las cocineras, para desentenderse de posibles contagios, comida en mal estado, etc.
    Pero a mi se me parte el alma ver toda esa comida hecha y pensar que no se va a comer, yo corría el riesgo de contagiarme creo yo por poder aprovecharla. Y más cuando sabes de niños que comen en el comedor y viven en familias con escasos medios y que no tienen apenas para hacer las 5 comidas al dia. En fín, a veces me parece que vivimos en el mundo al revés.
    Bueno, me he desahogado yo también, jeje, y lo dicho, quédate satisfecha por el trabajo bien hecho que al menos ahí sí que te puedes llevar contigo una buena alegría. Disfruta del domingo y un besazo fuerte guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos indigna a much@s nena, y seguiré haciendo todo lo posible por aportar mi granito de arena contra el despilfarro.
      Disfruta de la semana guapa, y gracias :)

      Eliminar
  2. Bueno Debora es tanta la cantidad de comida que se tira en todo el mundo, que es para indignarse con las cosas cuando las podemos ver con nuestros propios ojos.
    El punto positivo, es que al menos unos gramos de tanto derroche han ido a para a estas magdalenas que lucen perfectas para merendar.
    Besos y que pases un feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las magdalenas nos gustaron mucho y evité un poquitín de nada el despilfarro, pero no es suficiente ni de lejos Concha... una pena.
      Besos guapa, y feliz semana.

      Eliminar
  3. A mí me parece una falta de educación, de mal gusto y una pena tirar comida, ahora y siempre. pero es verdad que el mundo va al revés y de mala forma. Por eso en mi casa que es donde puedo no tiro ni las migas de pan, todo bien reciclado y conservado puede aprovecharse.
    Esta magdalenas dejan ver la buena mano que tienes en la cocina y lo buena cocinera que eres- Una delicia para comer sano y rico!! Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa hago igual Elisa, es mi filosofía en la cocina y en la vida. Pero claro, el mundo ahí fuera es otra historia.. una pena absoluta.
      En fin, me alegro de que te haya gustado mi receta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Una receta sorprendente! ¡Muy original! Me encanta...no tengas duda que la probaré.
    El tema de tirar comida....indignante.
    Besos y buena semana,
    Olga

    ResponderEliminar
  5. Hola Debora. Me encanta esta combinación. He probado el yogur de coco con bizcochos y magdaletas y le dan un puntazo increible. Añadiendoles la piña ya tiene que ser la monda. Me ha encantado la opción de reducir el azúcar. Todo lo que sea aligerar bienvenido sea, para darnos un capricho sin muchos remordimientos. Un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí Bego, quedan unas magdalenas estupendas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Me da mucha pena que se acabe tirando tanta comida que todavía es apta, con la cantidad de gente que hay necesitada, me parece totalmente inmoral tirar esos alimentos, claro que vosotras cumplís órdenes y no es vuestra culpa.
    Las magdalenas tienen que haberte quedado muy ricas entre la fruta y el coco.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nuestra culpa Ana, pero pesa en la consciencia igual... Una pena.
      Gracias por tus palabras y por tu visita.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Me encantan estas magdalenas tienen una pinsta deliciosa, yo las hice hace poco con trozos de pera estaban buenisimas besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con peras son deliciosas igual!!! Un beso guapa, y gracias :)

      Eliminar
  8. Débora, está claro que has tenido una semana agridulce entre tanto trabajo agotador de días y días y esa sensación tan desagradable que nos deja cuando se tira comida que no está en mal estado ¡Con todo lo bien que le haría a tanta gente y lo poco difícil que es coordinar para que llegue a las manos adecuadas a través de los canales apropiados! Y cuando una piensa que para las empresas eso sería verdaderamente muy sencillo de lograr - si hubiera voluntad, claro está - más indignación me produce...
    En cuanto a tus magdalenas, está claro por qué no llegaron hasta el desayuno que pretendías: han de estar muy sabrosas porque esa combinación de sabores es ganadora seguro ;) Te han quedado súper tentadoras y, de seguro, con una miga bien húmeda y perfumada. Ideales para arrancar el día o tomarse una rica merienda :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste Silvina, pero todo se reduce al dinero, al maldito dinero... Muchas empresas lo ven de modo que, si no les va a dar beneficios, mejor tirarlo y cerrar los ojos a todo lo demás, a todas esas personas que tanto lo necesitan... Es muy, muy triste y espero que cambie, aunque sea poco a poco, pero que lo haga.
      Te doy la razón, la combinación de piña y coco es muy rica y las magdalenas así nos encantaron, te las recomiendo :)
      Un abrazo, y feliz viernes.

      Eliminar
  9. unas magdalenas riquísimas , madre mia que ricas tr han quedado , besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten Catalina, y muchas gracias por tu visita :)

      Eliminar
  10. Hola Debora. Me alegro de que lo hayas pasado tan bien en esa feria. Hacer bien el trabajo como tu lo haces te deja con una sensación de satisfacción inigualable.
    Yo también muchas veces pienso en los motivos que hay para que esa comida no se entregue a esos lugares que la necesitan y que sin embargo se prefiere tirar a la basura. Me gustaría saber si es que hay algún motivo especial para hacerlo pero lo que pienso es que es un pecado cuando hay tanta necesidad.
    En cuanto a estas magdalenas no me cabe duda de que han debido salirte muy ricas. Me encantan con trozo de fruta y estoy seguro que su sabor será fabuloso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El motivo principal suele ser el beneficio económico Juan, y es triste, porque cada vez hay menos humanidad.
      Cualquier masa de bizcocho, magdalena y demás que lleve fruta queda muy rica, y en este caso también fue así. Me alegro de que te hayan gustado.
      Un abrazo, y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  11. Deliciosas!!!
    Con un chocolate espesito un manjar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ufff Chus, no te imaginas lo ricas que saben con chocolate, el contraste es delicioso!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Qué tarde llego a comentarte esta riquísima receta... qué por cierto, me encanta que hayas podido aprovechar (aunque sea un poco) la comida que iba a ir a la basura de manos de unos derrochadores sin sentido que no se dan cuenta que existen millones de personas muriéndose de hambre en el mundo cada día...
    Tus magdalenas exquisitas y con mucho mérito, felicito por haber podido hacerlas con estos ingredientes tan ricos. Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no les reporta beneficio en forma de euros, prefieren hacer tales aberraciones Pilar, ya te digo, poca humanidad para tanto humano... En fin, gracias por tu visita y tus palabras, me alegro de que te hayan gustado mis magdalenas :)
      Un beso grande guapa!!

      Eliminar
  13. Con un buen café con leche debe de ser una merienda de locura!!!

    ResponderEliminar
  14. ñam ñam ñam ñam
    hay que ver, eh? contigo me voy a volver loca, con estas recetas tan maravillosas, ains, coco y piña, me muero de amor nena!
    un besazo mi niña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habia visto tu comentario Rosy!! Estoy de acuerdo contigo, es una mezcla de sabores deliciosa :)
      Un besazo, reguapa!!

      Eliminar