miércoles, 6 de mayo de 2015

ALITAS DE POLLO ESPECIADAS CON SALSA DE SOJA Y MIEL



Las alitas de pollo son un alimento que me trae muchísimos y muy buenos recuerdos. Cuando era niña y se acercaba el buen tiempo, no había mes en el que no íbamos una, dos o incluso tres veces al campo, a hacer barbacoa, o incluso nos quedábamos en patio de mis abuelos, donde mi abuelo había hecho una barbacoa de obra que hacía muy buen apaño. Las alitas de pollo nunca faltaban, hechas a la leña y muy muy crujientes, y tampoco sobraban. Podían sobrar chorizos, costillas, panceta.. pero muy raramente alitas.
Cuando yo ya era un poco más mayor, mis padres decidieron alquilar un local y llevarlo como un bar de tapas, y cada día había un especial: que si un día pan con jamón, que si otro día boquerones fritos, o tortilla de patatas, o ensaladilla, o salpicón... pero lo que más triunfaba era, con diferencia, las alitas de pollo al ajillo de mi madre. Ese día era un no parar de tapita por aquí, tapita por allá, y repetimos. La verdad es que era razonable, las alitas de pollo de mi madre son todo un manjar.
Hará un par de días vi en el supermercado las alitas de pollo en oferta, y no pude resistirme. Tengo varias maneras de cocinar las alitas a parte de en salsa con ajo, y esta que os presento hoy es una de ellas. La receta original la vi hará cosa de un año en Directo al Paladar, y no pude resistirme a probarla. A día de hoy, siempre recurro a ella para tener listo en poco tiempo y con poco trabajo, un picoteo o un tupper delicioso y sano.
Las alitas de pollo cocinadas al horno con esta salsa quedan muy jugosas y no necesitan de más grasa añadida. Aunque tengan poca carne, si se acompañan de un arroz blanco o un buen puré de patatas, el plato resulta bastante completo.
Espero que os guste.




Ingredientes (para dos personas):
500 gramos de alitas de pollo limpias
2 cucharadas soperas de salsa de soja
1 cucharada sopera de miel
1 cucharada sopera de aceite de oliva
1 cucharada sopera de agua
1 cucharadita de café de zumo de limón
Sal, ajo en polvo y perejil picado, al gusto

- Limpiamos bien las alitas y las colocamos en una fuente para horno con espacio suficiente para poder darles vueltas.
- Para preparar la salsa, en un bol añadimos la salsa de soja, el aceite, la miel, el agua, el ajo en polvo, el zumo de limón y el perejil picado, y mezclamos muy bien.
- Ahora, echamos la salsa por encima de las alitas, salamos al gusto, y dejamos macerar una hora.
- Pasado ese tiempo, le damos un par de vueltas a las alitas para que se reparta bien la salsa e introducimos en el horno, previamente calentado a 200 gramos, durante unos 40 minutos. Movemos las alitas de vez en cuando.
- Para terminar, sacamos del horno, dejamos enfriar unos minutos y servimos como tapa o con una guarnición de arroz o patatas.




Notas:
- Las alitas de pollo tienden a secarse enseguida, por eso recomiendo controlar bastante el horno mientras se estén haciendo. Aún así, con esta salsa es difícil que esto suceda.
- A veces no he tenido miel a mano y he usado azúcar. El dulzor es distinto pero el resultado es rico igual.

¡Feliz ecuador de la semana a tod@s! Cada día somos más, no sé de que manera daros ya las gracias.

22 comentarios:

  1. A mi también me gusta hacer las alitas en el horno, no necesitan nada de aceite y por lo menos, siendo la parte del pollo más grasa, las puedes comer sin remordimientos, jajaja. Me gusta tu receta, la probaré un día de estos que toque alitas en casa.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso las hago al horno yo también, y bien ricas que quedan :) Un abrazo Nuria, ya me contarás qué te parecen.

      Eliminar
  2. Que ricas, en casa las comemos como tu dices, en días de barbacoa, o cenas de patio y azotea, porque las dejas preparadas y solo calentarlas y comer en cualquier momento. Tu toque de soja me ha gustado, que de vez en cuándo hay que comer cosas diferentes. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre está bien variar, aunque las alitas son ricas de todas maneras :) Gracias por tu visita Concha.

      Eliminar
  3. Tienen que ser unas alitas muy gustosas, hechas en el horno quedan muy ricas y crujientes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado con una pinta estupenda, muy ricas, besos

    ResponderEliminar
  5. Uhmmm Debora, esa combinación de sabores es maravillosa, que ricas alitas!! Tienes un blog estupendo, por aquí me quedo!! Bss

    Te invito a visitar el mio www.tererecetas.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tere!! Muchas gracias, me alegro que te quedes y que te guste lo que hago :) Por supuesto, yo también voy a visitarte!!
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Menuda pintaza!!! Me encantan las alitas y a la barbacoa estan buenisimas!! Me apunto tu receta!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimas no, lo siguiente!! Espero que te gusten las mías Macu :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Debora, son tan buenisimas estas alitas, que no puedes parar de comerlas, ummmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Lolines, desaparecen enseguida :P

      Eliminar
  8. Que ricas y doraditas te quedaron.Bsss cielo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca he tomado las alitas de pollo sin el resto del pollo. Esta receta me gusta, tienen muy buena pinta.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah no? Qué curioso.. Bueno, nunca es tarde para probar, aunque como un buen pollo al horno o en salsa no hay nada!! jejeje
      Un abrazo, y gracias Amparo!

      Eliminar
  10. Hola Debora! Son una delicia las alitas de pollo y estas que nos traes tu tienen una pinta sensacional. Me encanta tu propuesta. Gracias. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti Carmen, es un placer verte de nuevo por aqui!! :)

      Eliminar
  11. Senscionales, para una cena informal o formal...da lo mismo porque tienen una pinta deliciosa de chuparse los dedos!! un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Tienen una pinta testupenda, te aquedado muy buenas, besos

    ResponderEliminar